¿Qué es la CONFIANZA?

Web de Chema Montorio - Mentor Formador y Mediador

¿Qué es la CONFIANZA?

Para hablar de la Autoconfianza de las personas, que es el campo principal en el que trabajo, es necesario saber qué es la Confianza, concepto más amplio del que se deriva el primero.

Según el diccionario de la R.A.E., Confianza significa “Cualidad del que tiene total seguridad de algo o alguien”.

Etimológicamente, confianza se deriva del latín confidentia:
• “con”: prefijo, significa “todo”, “junto”. Deriva del griego koinos, “común”.
• “fides”: significa “fe”.

Por tanto, una traducción literal de la palabra originaria podría dar como resultado que confianza es “depositar toda la fe en algo o en alguien”.

Esto quiere decir que confiar en otra persona está relacionado con la “fe” que tengamos en ella, siendo la fe un concepto que no va ligado a la razón, sino a la percepción que podamos tener de todo aquello que nos inspira esa persona, aún sin conocerla en profundidad.

Esto ya nos da una pista sobre algo importante: la Confianza tiene mucho que ver con factores irracionales que influyen en el ser humano, no sólo con hechos constatables o empíricos, por lo que es interesante no obsesionarnos en “buscar” las razones por las que alguien, o nosotros mismos, confiamos en otra persona, cuando los hechos constatables nos aconsejarían que no lo hiciéramos.

En nuestro interior reside la parte más sabia de nosotros mismos, y no me refiero al cerebro, donde pueden hallarse las múltiples inteligencias del individuo (la analítica, la artística, la espacial, etc.), sino a esa parte a la que le hacemos tan poco caso –generalmente- y que nos habla con una vocecilla que nos cuesta escuchar, simplemente porque en nuestra cultura no nos enseñan a valorarla como se merece.

Me refiero a la Intuición, que nos indica aquello que “sabemos” pero sin ser conscientes de por qué o cómo lo sabemos.

A la hora de tomar una decisión, y el hecho de confiar o no en una persona no deja de ser una decisión propia, la intuición nos indica lo que es mejor para nosotros en función de lo que hemos vivido y aprendido; nos “habla”, desde el inconsciente, de nuestras experiencias más arraigadas a nivel interno.

Hay que tener en cuenta que lo que nuestra intuición nos dice solamente está fundamentado en nuestras particulares experiencias y aprendizajes, no se basa en conocimientos o razones que pudiéramos llamar “universales”, ni en las experiencias que puedan tener otras personas, por lo que es muy posible que no coincida con lo que otros puedan percibir en situaciones similares.

La importancia de la intuición reside en que el ser humano es predominantemente emocional, aunque nos hayan hecho creer que somos meramente racionales. Nuestros pensamientos se generan según cuáles sean las emociones que nos causan los estímulos que recibimos, al asociarlos a recuerdos y experiencias vividas que tuvieron algún tipo de impacto sobre nosotros en el pasado. Por tanto, las emociones son las que realmente nos condicionan en nuestro comportamiento y en la toma de decisiones ¡pero es algo que nadie nos explica!

Así pues, nuestra Intuición nos marca el mejor camino que debemos seguir en función de lo que sabe que nos generará emociones positivas y, por tanto, posteriores acciones similares a las que en otros momentos nos han dado buenos resultados, como el hecho de confiar o no en ciertas personas que pueden reunir características parecidas a otras que conocimos en el pasado.

La Confianza se caracteriza por generar una emoción positiva y se valora como un elemento fundamental en todas las relaciones humanas, pero no se trata de una técnica o una habilidad que se pueda adquirir, ni un recurso que podamos utilizar a nuestra voluntad de manera interesada.

La Confianza es una cuestión de ACTITUD o, como dice el profesor J.Mª Gasalla: “La confianza no se puede pedir o exigir, sino que se inspira.”

Para que los demás confíen en nosotros, los primeros que debemos hacerlo somos nosotros mismos, sólo así proyectaremos hacia el exterior la seguridad que todos necesitamos percibir para confiar totalmente en alguien.

Pero esto ya es harina de otro costal, se trata de una cuestión de AUTOCONFIANZA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *